La preparación de las comunidades de fe en situaciones de desastres

Nurses working in disaster relief

Una de las áreas en la que trabajo voluntariamente es en el área de preparación de desastres. Creo firmemente que los profesionales de enfermería son un recurso importante y esencial en las iglesias para ayudar a la comunidad de la fe a prepararse en caso de eventos de emergencias en las comunidades, porque la Iglesia es un recurso esencial para la preservación de la vida espiritual y física de las comunidades. En caso de emergencia, la Iglesia es posiblemente la primera entidad a quienes pueden recurrir los residentes a buscar ayuda. Por tanto, es necesario que las Iglesias hagan un buen uso de los recursos humanos, económicos y espirituales para poder estar preparados y prestar ayuda en caso de eventos de emergencias. Los profesionales de la salud, en especial los profesionales de enfermería pudieran ser los primeros o los únicos que brindarían servicios médicos de emergencia en lo que llega la ayuda, en especial en zonas montañosas o rurales, como es el caso del área donde me congrego.

A veces ustedes se preguntan cómo puede un profesional de enfermería ayudar a estos fines. Recuerde, los profesionales no estamos limitados al ambiente hospitalario. Nuestros conocimientos actuales, y los que pudiéramos adquirir durante el trayecto de nuestra profesión, nos capacita a brindar ayuda tanto en la práctica como en las recomendaciones que podemos dar para que la congregación pueda prestar servicios a la comunidad, dentro de las limitaciones que tenga. Hay que reconocer que existen ciertos procedimientos que, por ley, no pudiéramos brindar, en especial procedimientos invasivos. Sin embargo, sí estamos capacitados a brindar ciertos servicios médicos de emergencia para la estabilización del herido. Adicional, creemos en el poder del Dios Todopoderoso que nos ayuda en situaciones difíciles.

Aparte de servicios médicos, hay ciertas preparaciones que la Iglesia puede hacer para estar preparados y prestar ayuda a la comunidad, y los profesionales de enfermería pueden ayudar en el proceso, inclusive puede planificar y crear todo lo necesario para que la congregación tenga los recursos necesarios. Los siguientes puntos son importantes en la preparación en caso de desastre:

La creación de un protocolo de emergencias. Los profesionales de enfermería, junto con otros líderes de comité debería preparar un protocolo de pasos que van a seguir en caso de que ocurra un desastres, en especial cuando la congregación se encuentre dentro de las facilidades del templo. Dicho protocolo puede incluir:

  • Los líderes encargados de la ejecución y la toma de decisiones
  • Los pasos a seguir en caso de un estado de emergencia a nivel local, estatal y/o nacional.
  • Plan de desalojo de la membresía y los puntos de encuentro seguros, dependiendo de la emergencia.
  • La designación del área para refugiados que no conflija con los servicios regulares de la congregación. Esto es fundamental para mantener alguna regularidad en los servicios espirituales (los cultos), que serán más necesarios en los tiempos de emergencia. La iglesia debe esperar una mayor cantidad de personas en estos servicios.
  • Los grupos voluntarios de trabajo para el desalojo, inspección, manejo de casos de refugiados y distribución de ayuda, incluyendo las tareas de cada grupo. Estos grupos deben cubrir las necesidades físicas, espirituales y médicas, según los recursos disponibles, y el reglamento a implantar de haber refugiados en el lugar.

Almacenamiento de recursos. Será necesario que la congregación tenga recursos disponibles para ayudar a la comunidad (incluyendo a personas de la misma congregación) en caso de pérdidas. El almacenamiento incluye alimentos, suplido médico, ropa, productos de higiene personal, y alojo temporero. Esto dependerá del tamaño del templo y de la congregación, y la capacidad financiera. Es importante que se inculque a cada miembro de la iglesia a guardar en sus hogares dichos recursos. De esta manera, los recursos almacenados en el templo se pueden usar para aquellas personas o familias que realmente necesiten ayuda.  Los recursos almacenados deben incluir aquellos para la prevención y mitigación de posibles plagas y enfermedades contagiosas. En casos de desastres, las personas están más vulnerables a enfermedades contagiosas dado a la limitación de agua, servicios de acueductos y alcantarillados, entre otros.

La creación de grupos de voluntarios. Estos grupos de apoyo incluyen profesionales de salud, voluntarios para la recuperación y reconstrucción, apoyo espiritual y emocional. Estas personas deben estar dispuestas a brindar ayuda en el templo a cualquier residente de la comunidad que necesite ayuda.

El grupo médico, de existir alguno, debe planificar para eventos como: muertes masivas, prevención de infecciones y aislamiento en caso de enfermedades contagiosas, prevención de suicidio y violencia doméstica en las áreas de refugiados, eventos de emergencias de salud (con recursos limitados, y que no haya acceso a hospitales o clínicas cercanas), uso de suplido limitado, la utilización de medicina alternativa como plantas medicinales, y otros.

Una de las formas importantes para la preparación es la educación de los miembros de la Iglesia para estar preparados. Como indiqué anteriormente, si los miembros están preparados en sus hogares, los recursos limitados del templo pueden distribuirse a otros residentes de la comunidad que más lo necesiten. La educación debe incluir:

  • Cómo almacenar de alimentos y agua. Existen numerosas formas para almacenar alimentos, y todos son buenos. Cada familia debe adoptar el suyo según sus necesidades y capacidades económicas…. pero deben hacerlo, para poder tener alimentos en lo que llega la ayuda del gobierno u otros grupos voluntarios.
  • Conferencias sobre preparación en desastres, En esas conferencias se deben incluir qué hacer antes, durante y después de un desastre. Existen diferentes recursos en la página de FEMA: https://www.ready.gov/es. Escoja un día o noche cuando sabe que la mayor parte de la membresía de la congregación estará presente.
  • Conferencias y talleres a voluntarios sobre diferentes temas como: control de infecciones, prevención de suicidio, y otros temas importantes para equipar a los voluntarios a trabajar durante una emergencia. Los talleres pueden ser preparados y dados por los mismos recursos de la iglesia, según su profesión o especialidad.

Hechos 11:28-30 menciona el caso de un hombre que, por el Espíritu, profetizó sobre un hambre que vendría a la región. Los hermanos, junto al apóstol Pablo, reunieron recursos para enviar a los hermanos a la región afectada. Nosotros, como Iglesia, debemos prepararnos para ayudar a otras personas de la misma manera que lo hizo la Iglesia en tiempos de Pablo, y d la misma manera que Jesús hizo con sus seguidores cuando repartió pan y peces a miles.

Esto es un resumen de lo necesario para la preparación de una congregación para casos de desastres. Este trabajo requiere tiempo y la ayuda de los miembros de la iglesia para que todo se lleve a cabo de manera correcta, y en koinonía. Aquí lo más importante es que nuestro Señor Jesucristo nos guíe en todos estos asuntos. La Iglesia está llamada a predicar el Evangelio de Jesucristo no solamente con la Palabra, sino con el testimonio de una iglesia que se preocupa por la salud espiritual y física de los residentes de la comunidad.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s